Convenios Internacionales


  

En la sociedad del Siglo XXI  afrontar el mercado de forma global es un requerimiento ineludible.  Garantizar la interoperabilidad técnica  y legal de la firma electrónica es esencial.

La desmaterialización de procesos es imparable y, por lo tanto,  dotar de seguridad jurídica a documentos y transacciones electrónicas independientemente del lugar en que se encuentran los operadores es el reto que hay que afrontar. 

La mayoría de países ya cuentan con emisores de certificados y, por lo tanto, en el ámbito local ya pueden hacer uso de la firma electrónica para dotar de seguridad jurídica en las transacciones electrónicas.  Por desgracia el alcance de estas evidencias legales se limita geográficamente al ámbito de la jurisdicción legal en el que opera la CA. Generalmente se produce la paradoja de que las firmas electrónicas estampadas en un documento son solo válidas solo parcialmente, es decir cada parte en el país en el que reside.

La realidad es que hoy en día las relaciones son internacionales  y la firma electrónica esta llamada a dotar de seguridad jurídica a los documentos y transacciones en los que los operadores son ciudadanos de diferentes países y, a su vez, los certificados que utilizan son emitidos por CA’s oficialmente acreditadas en otros países. Para resolver este reto tecnológico y jurídico, ANF AC  ha elaborado un Convenio de Reconocimiento Internacional de Certificados de Firma Electrónica.

Argentina, México y República Dominicana ya están adscritos a este acuerdo.